jueves, 20 de octubre de 2016

La escuela pierde un ex-alumno y un profesor. Pero por sobre todas las cosas una excelente persona.

Hay días, como el de hoy, en que la muerte nos sacude, moviliza, nos llena de tristeza... entonces comienzan las preguntas, buscando respuestas que a veces no llegan o no alcanzan ante tanto dolor.
Federico de Armas fue alumno de la EPET N°1, después se recibió de Ingeniero en Sistemas y volvió a la escuela a principio de año como profesor de FINEsTec, un programa que permite finalizar la secundaria a los chicos que no hayan aprobado materias, después de egresar del último año .Tenía 26 años.
Comparto un recuerdo que lo describe: una mañana llegó y sacó un cuaderno, comenzó a leer un listado, además del nombre iba detallando lugar de trabajo, situación familiar, horarios disponibles, materias pendientes.
Durante días visitó fábricas, empresas, todo lugar donde varios de nuestros ex alumnos trabajan, habló personalmente con ellos, les pidió número de teléfono, correo. Así trabajaba Fede, como le llamábamos cariñosamente, con responsabilidad, se comprometía con todo lo que hacía...y lo hacía bien.
El martes, tempranito, llegamos a la escuela y nos avisaron que había sido internado
Cuando se supo que su estado era irreversible, se decidió convocar a médicos del INCUCAI, Federico era donante, así su vida hasta el último minuto se iluminará con un acto de amor,
Gracias Fede porque cada persona que llega a nuestras vidas lo hace con una misión...y vos, sembraste en la de muchos.
Te soltamos... te dejamos volar hacia la luz!